Noticias del Tercer Sector

- Nuestras entidades

No es oro todo lo que reluce

Imprimir noticia
El voluntariado y el tercer sector son vistos como uno de los instrumentos clave para responder a las dificultades, como forma de garantizar la corresponsabilidad y la respuesta a las necesidades que se presentan. El FMI o el Banco Mundial, por ejemplo, hablan de acompañar sus recetas ultraliberales de ajuste y adelgazamiento extremo del Estado y las prestaciones públicas con el desarrollo del voluntariado. Fukuyama habla de la necesidad del voluntariado para generar confianza en un sistema que crea desigualdades, muerte, desolación y pobreza. Tras el discurso del voluntariado pueden esconderse intenciones ocultas, como la evangelización encubierta como desarrollan organizaciones ligadas al opus dei o los legionarios de cristo; la obtención de una buena imagen y un plus para la venta de productos y el marketing; los auto personalismos y relevancias sociales; o la competencia desleal en la prestación de determinados servicios sustituyendo profesionales por voluntarios. Cuando el voluntariado y las entidades sociales abandonan su capacidad critica, dejan de protestar, de proponer, de denunciar, se convierten en cómplices de los problemas sobre los que pretenden intervenir o incidir. Sólo si las entidades sociales ejercemos la crítica social, sólo si mantenemos nuestro espíritu de colectivos que trabajan en red, alguna de las cosas que defendemos serán realmente posibles. No hay voluntariado sin participación en una entidad, no todas las organizaciones son iguales ni en sus principios, ni en democracia interna, ni en actuaciones, no es lo mismo actuar y pensar, dar el pescado que enseñar a pescar mientras se denuncia que el río esta contaminado. Tenemos que conocer dónde participamos, qué defiende la organización a la que donamos nuestro dinero o nuestro tiempo porque no da lo mismo. Hay que ir más allá de la acción, de la supuesta solidaridad rápida y sin reflexión, poco crítica y sin pensamiento, hay que pasar de un voluntariado en micro ondas a un voluntariado cocinado a fuego lento. Hay que recuperar la dimensión política de la solidaridad y las ONG, la dimensión crítica, el trabajo en red, el paso de desarrollar actuaciones puntuales al convertirnos en personas solidarias como principio transversal en nuestras vidas. Se trata de participar en una organización, conectada con otras en una red global para transformar nuestra realidad, porque otro mundo es posible y necesario, un mundo donde existan muchos mundos y donde un Norte privilegiado deje de vivir a costa del Sur.
Guillermo Fouce. Coordinador de Psicólogos Sin Fronteras Revista de Solidarios para el Desarrollo

Buscador de noticias

buscar

C/ Tribulete nº 18, local. 28012 Madrid
Tel: 91.541.14.66
correo-e:

Subvencionado por:

Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad X-solidaria