Noticias del Tercer Sector

- Nuestras entidades

Apuntando hacia nuevos tipos de acciones formativas

Imprimir noticia
Como ya cometamos en un artículo anterior, la Fundación Esplai ha publicado en formato electrónico “EA! Otra formación asociativa es posible” (pdf), un documento muy interesante que parte de la idea de que la formación es una herramienta para transformar el mundo asociativo para hacerlo avanzar, mejorar, adaptarse a las nuevas realidades y convertirlo en un instrumento eficaz de cambios sociales. El documento en sí merece una lectura reflexiva en profundidad porque nos plantea una nueva forma de desarrollar una formación más efectiva, más ajustada a nuestra realidad y más coherente con los objetivos que pretendemos alcanzar. En esta ocasión queremos hacer hincapié en los principios metodológicos del “Aprendizaje Cooperativo” planteados por la Fundación Esplai y analizar como dichos principios suponen cambios importantes en la concepción que tenemos de los diferentes elementos curriculares. Tenemos claro que esta nueva metodología exige la interiorización de modificaciones importantes que afectan a todo el proceso de aprendizaje, pero hemos recogido las más importantes señaladas por las autoras/es de este documento además de incorporar algunas aportaciones propias. PRINCIPIOS METODOLÓGICOS DEL APRENDIZAJE COOPERATIVO 1. Formarse como grupo de aprendizaje. Este principio parte de la idea de que el aprendizaje nace de la interacción con otras personas y con el medio en el que nos movemos. El grupo facilita y refuerza el aprendizaje individual.
Elemento curricular al que afecta Aspectos que debemos tener en cuenta
Programación / contenidos La construcción del grupo requiere de un tiempo que debe contemplarse en los diseños formativos. No es algo que surja de manera espontánea, sino que requiere de una programación previa.
Localización A la hora de elegir los espacios en los que se va a desarrollar la formación debemos tener en cuenta que los espacios informales (“pasillos”) son tan importantes como el aula, por lo que deberemos buscar espacios capaces de cumplir esta función de facilitar las relaciones entre las personas participantes.
Personas beneficiarias Debemos tener en cuenta el perfil del grupo y su grado de conocimiento interno. Esto nos dará las pistas para las dinámicas que debemos utilizar de cara a “crear grupo”.
Metodología, técnicas, recursos Existen técnicas de sobra conocidas que ayudan a “crear grupo”, como las dinámicas de presentación o las dinámicas para “romper el hielo”, pero es importe que se utilicen no sólo para que las personas participantes se conozcan entre sí, sino para crear esa sensación de grupo que ayude al desarrollo de la acción formativa en sí. Puesto que la formación es una posibilidad de encuentro con gente de otras entidades debemos utilizar además técnicas que faciliten este encuentro y el intercambio de experiencias (como por ejemplo el desarrollo de grupos de trabajo)
Persona formadora Es importante que la persona formadora asuma como propia las funciones de facilitadora del proceso de aprendizaje y la articulación grupal. El grupo no se crea sólo sino bajo la dirección de esta persona.
2. Recuperar y reconocer su experiencia. El aprendizaje siempre se construye en base a nuestros conocimientos previos. Es importante que el alumnado tome conciencia de lo que sabe y lo que hace, tanto de forma individual como grupal, en relación con los contenidos que se van a trabajar.
Elemento curricular al que afecta Aspectos que debemos tener en cuenta
Programación / contenidos El hecho de entender este proceso como una “formación participativa” y no como el mero hecho de “consumir formación” supone una planificación diferente de las acciones formativas. No podemos centrarnos en las exposiciones magistrales en las que una persona habla y las demás escuchan, sino que el conocimiento se va formando con las aportaciones de todas las personas participantes. Las programaciones deben centrarse en espacios de intercambio.
Localización Es importante que los espacios en los que se desarrollan estas acciones favorezcan el intercambio y el trabajo en grupo. Es decir, debemos contar con espacios flexibles en los que el grupo pueda moverse y situarse en función de sus necesidades. Los espacios con mesas fijas (propias de las universidades), quizá no sean los más apropiados para este tipo de formación.
Personas beneficiarias Las personas que participan en este tipo de formación deben saber de antemano la metodología que se va a utilizar, puesto que se les va a exigir un trabajo personal y una implicación más altas que en otro tipo de formación más “tradicional”. Va a suponer una reflexión previa sobre sus formas de trabajar y sobre los conocimientos que requiere esas formas de trabajo. Por otro lado, la adquisición de nuevos conocimientos, de nuevas técnicas, de nuevas ideas, supone desaprender otras viejas, abandonar prejuicios, estereotipos… y hay que estar preparada/o para este proceso
Metodología, técnicas, recursos La aplicación de este principio supone la utilización de técnicas muy concretas, vivenciales, que parten de la experiencia. Como hemos comentado anteriormente, no podemos centrarnos en exposiciones magistrales.
Persona formadora La identificación de los conocimientos previos no es una tarea que corresponda a la persona formadora, sino que se trata de una autoevaluación que debe realizar cada una de las personas del grupo de aprendizaje. Si es función suya el hecho de elaborar las herramientas para realizar esa autoevaluación y de dirigirla.
3. Construir nuevas ideas, nuevos conocimientos. Para que exista un aprendizaje real y operativo, el conocimiento y la experiencia previos deben contrastarse con los nuevos de forma que se originen nuevas ideas, se elaboren nuevas formas de actuación y se alcancen nuevos niveles de conocimiento.
Elemento Modificación que debemos introducir
Programación / contenidos Es importante que en las programaciones se incluyan espacios para la recogida de conclusiones, para la recopilación de todo lo que se ha trabajado durante la acción formativa.
Personas beneficiarias Debemos tener en cuenta que no todo el mundo tiene la misma facilidad para participar en procesos de formación colectiva en los que se exige un nivel alto de participación, pero la creación de un grupo cohesionado suele ayudar a superar estas limitaciones.
Metodología, técnicas, recursos Una de las técnicas más útiles para trabajar el aprendizaje desde las experiencias comunes es valorar todas las aportaciones personales y utilizarlas como enlace para presentar nuevos contenidos.
Persona formadora El hecho de utilizar las experiencias personales como enlace con los nuevos contenidos supone que la persona formadora tenga un gran dominio del tema de aprendizaje y una gran flexibilidad para utilizar todos los recursos que tenga a su alcance Una de las funciones principales (relativas a este principio) es la de detectar las expectativas reales de las personas participantes y trabajar en torno a ellas. También es importante que esta persona sepa suscitar polémica dentro del grupo, debates… en definitiva consiste en utilizar una técnica innovadora que no esté basada en la enseñanza pasiva.
4. Experimentar los conocimientos, llevarlos a la práctica. La experimentación es un instrumento muy valioso para la interiorización de los nuevos conocimientos y para su posterior generalización.
Elemento Modificación que debemos introducir
Programación / contenidos Los contenidos actitudinales cobran un papel fundamental. No debemos limitarnos a trabajar contenidos conceptuales o procedimentales.
Personas beneficiarias Las personas participantes deben vivir cada actividad de aprendizaje como una oportunidad única que permite el intercambio de experiencias, de conocimientos, de ideas… Todo lo adquirido en estas actividades debe ser compartido con el resto de personas de la entidad para que realmente sea operativo. De poco sirve que una persona haya aprendido mucho si después no lo pone al servicio de su entidad.
Metodología, técnicas, recursos La simulación es un recurso práctico muy útil para trabajar la experimentación de los conocimientos y su aplicación en el trabajo diario.
5. Reconocer y dar valor a lo aprendido. Durante todo el proceso de aprendizaje el grupo necesita ser consciente de lo que va aprendiendo y cómo lo va haciendo. El proceso de aprendizaje concluye cuando se interiorizan los nuevos conocimientos.
Elemento Modificación que debemos introducir
Programación / contenidos La recuperación de lo aprendido debe incluirse como actividad en las programaciones. No se trata sólo de recoger las conclusiones de lo aprendido como señalábamos en el principio nº3, sino que se trata además de facilitar momentos para la generalización de todo lo aprendido y la aplicación real en nuestro trabajo diario
Personas beneficiarias El proceso formativo de cada persona no finaliza con el curso, sino que es, o debe ser, algo permanente. Esta es una función que corresponde a la propia persona.
Objetivos El objetivo de este principio es multiplicar, difundir, extender los conocimientos aprendidos.
Nuestro objetivo con este artículo es iniciar una reflexión sobre el tipo de acciones formativas en las que participamos, y empezar a interiorizar nuevas formas de actuación encaminadas a la consecución de objetivos formativos reales y efectivos.

Buscador de noticias

buscar

C/ Tribulete nº 18, local. 28012 Madrid
Tel: 91.541.14.66
correo-e:

Subvencionado por:

Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad X-solidaria