Noticias del Tercer Sector

- Nuestras entidades

“¿Qué he hecho yo para que me den esto?”

Imprimir noticia
Luis Alberto Antolín, quien durante más de 20 años ha sido voluntario de AMPROS, (Asociación Cántabra en favor de las Personas con Discapacidad Intelectual, miembro de FEAPS Cantabria), recibió de manos de los Príncipes de Asturias el Premio Nacional de Voluntariado en el transcurso de los actos de clausura del Congreso Nacional de Voluntariado que se celebró en Mérida desde el día 3 al 5 de diciembre de 2008. En 2006, fue su última participación como voluntario, pues su enfermedad de carácter degenerativo le impide continuar. Aún así, mantiene vivo su contacto con las actividades que desarrolla la entidad, que ya le reconoció su dedicación y compromiso en un emotivo acto durante la celebración de un día de convivencia. ¿20 años, son muchos años? Sí, sin duda son unos cuantos años. Pero como voluntario se han pasado muy rápido. En cada campamento, en cada actividad… vas viendo crecer a los chicos a la vez que tú mismo vas creciendo como persona y aunque estuviera muy cansado o con ganas de disfrutar las vacaciones del trabajo de otra forma, siempre acababa volviendo. Si mi salud me lo hubiera permitido aún seguiría haciéndolo. Ser voluntario es… Para mí es ayudar, entender y compartir, por este orden. Quizá lo más complicado sea saber entender las necesidades de cada persona y tratar de ofrecer una respuesta adecuada, sin pretender dar lecciones, ni nada de eso. A veces lo que parece más fácil es lo más difícil. ¿Qué destacarías de esta experiencia como voluntario? Un montón de cosas, pero si tengo que destacar algo en concreto serían las vivencias y el cariño que te dan los usuarios y también la satisfacción que supone sentirte parte de una entidad como AMPROS. Yo he dado mucho como voluntario pero he recibido mucho más, no hay comparación. ¿Cómo viviste ese momento de la entrega del reconocimiento? Con una tremenda emoción, compartida con mi familia. De hecho en el momento de la entrega se me quebró la voz, y casi no me salió ni la palabra “gracias”. Jamás pensé que yo sería objeto de un reconocimiento como este; porque he vivido mi labor voluntaria como algo natural en mí, algo necesario en mi vida. Cuando me lo dijeron pensé “¿qué he hecho yo para que me den esto?”, pero ahí estaba el reconocimiento es un gran orgullo.
Manuela García de AMPROS Revista Voces nº 374 (pdf)

Buscador de noticias

buscar

C/ Tribulete nº 18, local. 28012 Madrid
Tel: 91.541.14.66
correo-e:

Subvencionado por:

Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad X-solidaria