Noticias del Tercer Sector

- PVE

Catalina Vicens, voluntaria en medioambiente

"La naturaleza nos da vida; si la amamos a ella, amamos a todo el mundo".

Cathy, vive en Palma de Mallorca, tiene 60 años y lleva 3 luchando por una causa que sostiene a todas las demás: el cuidado de la naturaleza. Día a día, se enfrenta a mareas de indiferencia para concienciar sobre un tema que sin ser problema de nadie es cuestión de vida.

Imprimir noticia

¿Cómo empezaste en el voluntariado?

Yo trabajaba en una empresa que cerró debido a la crisis, me vi con mucho tiempo libre y quería invertirlo  en luchar por causas en las que creía. Mi hija era voluntaria y a través de ella conocí a Cruz Roja. Supe que había un área de medio ambiente y me apunté.

 

¿Qué te motivó a elegir esa causa?

Desde muy niña siempre me ha gustado muchísimo la naturaleza, tanto el mar como la montaña. Si eres una persona que le gusta ir de excursión o a la playa, te das cuenta de que estamos invadidos por mucha basura y sabes que se debe concienciar a la gente. De manera particular no sabía hacerlo así que me apunté a una organización donde me orientaran.

Primero asistí a una charla informativa y quedé encantada: por una parte estaba la limpieza, sensibilización, etc… y por otra, facilitar la accesibilidad de la gente con problemas de movilidad que no puede disfrutar la naturaleza. Las dos partes me encantaron. 

 

Cuéntanos algo de tu tarea

Dispongo de mucho tiempo porque estoy pre jubilada así que me apunto a todas las tareas de voluntariado, que son más o menos 4 o 5 días a la semana. Cruz Roja programa actividades todo el año.

El voluntariado en medio ambiente abarca diferentes cosas, en invierno, por ejemplo, estamos generalmente en la montaña y tenemos la silla Joelette, que permite llevar a la montaña a las personas con movilidad reducida. Estas actividades se trabajan con chichos de escuelas o  personas de organizaciones sociales. También hacemos excursiones por la naturaleza (la montaña o parques naturales) para colectivos que están en riesgo de exclusión social, ya que ellos a veces no tienen la oportunidad de disfrutar de estas experiencias.

Otra tarea es la limpieza de calas de difícil acceso. Los plásticos, son la enfermedad más grave que tiene el mar, vamos y retiramos plásticos, maderas y todo lo que devuelve el mar.

También hacemos campañas en las playa, por ejemplo, para la gente que fuma se les recomienda guardar sus colillas, les regalamos ceniceros. Limpiamos los plásticos para que las personas que están por ahí se den cuenta de que se debe recoger lo que dejamos y que además se puede recoger lo que dejan otros. Además realizamos juegos para los niños en las playas, para que aprendan sobre la flora y fauna del mediterráneo, la conservación ambiental, etc. 

También hacemos campañas con cayac para visitar las embarcaciones por si han anclado en un lugar en el que afectan a la naturaleza.

La naturaleza nos da vida,  si la amamos a ella amamos a todo el mundo.

 

¿Qué es lo que más te gusta? Y ¿Qué es lo que menos te gusta de tu tarea?

Me gusta todo. Tenemos la obligación de dejar un planeta un poquito mejor. Parece una tarea imposible pero al menos lo intentamos. Como padres debemos dejarles una buena herencia a nuestros hijos, es nuestra obligación cuidar la naturaleza, concienciar a la gente y no perder la esperanza. En cuanto al voluntariado no hay nada que me disguste, estoy encantada con mis compañeros, todos luchamos por un bien común.

Lo que más me disgusta es limpiar una cala o una serie de playas y volver al cabo de unos meses y tener la impresión de que no has hecho nada; volvemos a tener una marea de plástico. La gente juega con su propia salud, porque si muere el mar o la montaña moriremos todos. 

 

¿Puedes contarnos alguna experiencia que hayas tenido haciendo voluntariado?

 A veces cuando estas limpiando una playa, la gente normalmente está disfrutando del sol y está ahí para divertirse, pero al vernos recoger colillas o basura se levantan y empiezan a hacerlo también. Para mí esto es el mejor premio, porque aunque no sea toda la playa, ves que ha calado tu mensaje en alguien y es bonito comprobarlo.

¿Qué crees que se puede mejorar?

Todo se puede mejorar, pero yo creo que realizamos una buena labor. En cuanto a la organización no tengo queja, nos cuidan y hay buena relación. Estoy contenta.

 

¿Qué les dirías a las personas para que se animen a hacer voluntariado?

Que lo prueben y no lo piensen porque la gratificación que da es algo que no se puede explicar. Lo más difícil es empezar, después solo hay ganas de seguir. Vale la pena luchar por el medioambiente y además es una prueba de generosidad y amor a los demás porque si cuidas la naturaleza nos cuidamos todos.

 

 

Buscador de noticias

buscar

C/ Tribulete nº 18, local. 28012 Madrid
Tel: 91.541.14.66
correo-e:

Subvencionado por:

Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad X-solidaria