Noticias del Tercer Sector

- Otras entidades

Jesús Martínez Álvarez, voluntario en Deporte y Discapacidad

"Después de cada campamento te llevas infinidad de cosas en la mochila"

Jesús es maestro de educación física en Murcia. Una persona activa y llena de energía que buscaba unas vacaciones diferentes y se quedó enganchado en un verano inolvidable, ese que te cambia la vida para siempre. Hoy asegura que es la mejor droga conocida y nos invita a probarla.

Imprimir noticia

Por Jenifer Santos

¿Cómo empezaste en el voluntariado?

Llevaba ya un par de años trabajando como maestro de educación física en un colegio y me apetecía dedicar mi tiempo de vacaciones de verano a algo “distinto”, desconectar de lo típico: fiesta y playa. Quise buscar una alternativa en el mundo del voluntariado…Jamás había tenido ningún tipo de relación con este mundo y la verdad es que al principio, me sentía perdido, no sabía ni a quién acudir, ni a quien llamar para pedir consejo. Recuerdo esos días y pienso “vaya pringao” .

¿Qué te motivó a elegir colaborar con  la Fundación Deporte y Desafío, dedicada al deporte adaptado?

El deporte me encanta y la idea de poder realizar un campamento de verano con todas las actividades adaptadas a las diferentes discapacidades me parecía fascinante. En una clase, a veces, se da el caso que tienes que adaptar un determinado ejercicio a la situación de un niño, y créeme, lleva un trabajo increíble. Así que, imagina un campamento de verano completo. ¡Me parecía algo alucinante!.

 ¿Ha sido cómo esperabas?

Muchísimo mejor de lo que en principio podría esperar.

El trabajo en equipo de los voluntarios, dispuestos a echarnos una mano siempre. La profesionalidad de las coordinadoras de la fundación, que se preocupan de todo que vaya bien, tanto para el niño que te han asignado como para ti mismo. Y, por supuesto, el cariño que te demuestran durante el campamento. Se han superado con creces mis expectativas.

Cuéntanos algo de tu tarea, ¿qué es lo más te gusta de ella?

La tarea del voluntariado en los campamentos de verano de la Fundación Deporte y Desafío consiste en acompañar al participante en todas las actividades que se realiza: ayudarle en el aseo, vestirle, alimentarle, animarle y realizar las actividades a su lado.

En estos campamentos no tratas una discapacidad concreta, tratas diferentes tipos como síndrome de Down,  Asperger, espina bífida… Además, los rangos de edad también son muy amplios.

Lo que más me gusta de mi labor es vivir en primera persona cada una de las experiencias.

¿Y lo que menos?

No podría decir nada negativo de mi labor como voluntario. Vivo los campamentos muy intensamente, y muchas veces te puedes sentir cansado tanto física como mentalmente, pero rápidamente tienes un gesto de cariño o de ánimo por parte de alguien que te hace reponer fuerzas en cuestión de segundos.

 ¿Puedes contarnos alguna experiencia que hayas tenido?

He participado en unos 6 ó 7 Campamentos con la Fundación Deporte y Desafío y después de cada campamento te llevas infinidad de cosas a casa en la mochila: amistades para toda la vida, abrazos y gestos de cariño.

Recuerdo concretamente la experiencia que tuve con un niño que tenía una lesión cerebral del 84 %, según las indicaciones que me dieron en una entrevista previa al campamento, el niño apenas andaba, se cansaba muy rápido y se echaba al suelo. Pues bien, a base de juegos, de acompañarlo cogido de la mano, cantarle…llegó a hacer una travesía de 4 o 5 km. Además, tenía síntomas de autismo y me hacía mucha gracia porque sólo giraba la cabeza o hacia caso cuando yo lo llamaba.

¿En qué puede mejorar el voluntariado en tu organización?

Siempre hay cosas por mejorar, aunque en la Fundación Deporte y Desafío me cuesta encontrar un “pero” a cualquiera de las actividades que realizan. Son muy profesionales y no dudan en ayudarte o darte consejo en cualquier percance que puedas tener.

¿Qué les dirías a las personas para que se animen a hacer voluntariado?

He tenido la suerte de, a través de mi experiencia como voluntario, poder “reclutar” a mi mejor amiga y a mi novia para los campamentos de la Fundación. Imagina como les contaba a ellas estas experiencias. Siempre digo la misma frase: “En estos campamentos, todo lo que hay fuera de él, se queda fuera, no importa. Entras en un mundo totalmente distinto al nuestro y te atrapa como una droga, la mejor droga del mundo, y deberían probarla”.

Buscador de noticias

buscar

C/ Tribulete nº 18, local. 28012 Madrid
Tel: 91.541.14.66
correo-e:

Subvencionado por:

Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad X-solidaria