Noticias del Tercer Sector

- Nuestras entidades

Sobre la deuda externa

Imprimir noticia
A casi nadie le resultará extraña la expresión “deuda externa”, probablemente hasta nos hayamos hecho insensibles a escuchar y leer este término pero, ¿hasta qué punto somos conscientes de lo que esto supone para los países que la sufren? La definición exacta del concepto sería el dinero que deben los países empobrecidos a entidades estatales, multilaterales o privadas, de países enriquecidos. Las últimas estadísticas, realizadas en 2005, decían que la deuda pública de los países en vías de desarrollo ascendía a 2,8 billones de dólares estadounidenses; ese año estos países pagaron 510.832 millones de dólares de deuda pero sólo recibieron 106.000 millones en concepto de las políticas de desarrollo de las que tanto hablan los gobiernos. Aquí se nos plantea una pregunta: ¿quién ayuda al desarrollo de quién?, ¿cómo podemos decir que estamos ayudando al desarrollo cuando sometemos a estos países a unos intereses que superan con creces el importe de la ayuda que les damos?, ¿cómo les afecta esto?, ¿qué supone en realidad para ellos tener que hacer frente a esta deuda? Cojamos como ejemplo el África Subsahariana. Se estima que, en 2004, cada país gastaba 15 dólares por persona en pago de la deuda, mientras que el gasto en sanidad y educación básica no superaba los 5 dólares. Además, las políticas de alivio de deuda que “recomiendan” el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional,  benefician claramente a las empresas de los países acreedores, dejando en una grave desventaja a los países deudores. Un ejemplo de esto es la privatización de los servicios públicos, la dependencia económica de la exportación (la supremacía de los negocios agrícolas de empresas de los países desarrollados obliga a los agricultores locales a cultivar productos como la soja o la palma aceitera que ponen el riesgo el suministro de alimentos para las poblaciones locales) o el deterioro de las políticas sociales, laborales, ambientales, sanitarias… en definitiva, todas aquellas que no producen un beneficio económico claro. Sin embargo, la deuda está más que pagada. Desde 1980 los países endeudados han pagado ocho veces la deuda pero, debido a los intereses y a los nuevos préstamos solicitados para poder hacer frente al pago de la misma, todavía deben cuatro veces aquella cantidad. Si te quedas con ganas de saber más, durante toda esta semana el colectivo Quién debe a Quién (QDQ), Ecologistas en Acción y ACSUR, organizan varias actividades en torno a este tema.

Buscador de noticias

buscar

C/ Tribulete nº 18, local. 28012 Madrid
Tel: 91.541.14.66
correo-e:

Subvencionado por:

Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad X-solidaria