Noticias del Tercer Sector

- Nuestras entidades

Cáritas Valencia alerta de que la pobreza en la comunidad puede convertirse en estructural

Imprimir noticia
Cáritas Diocesana de Valencia ha presentado esta mañana a los medios de comunicación las constataciones obtenidas a partir del V Informe de su Observatorio Diocesano de la Realidad 2012. En él, tal como ha apuntado su secretaria general, Fani Raga, se habla de una situación de pobreza que cada vez es “más extensa, más intensa y más crónica” y que, además, “se está convirtiendo en estructural: la sociedad valenciana no va a regresar a la situación anterior a la crisis y muchos de sus ciudadanos seguirán viviendo en la pobreza, como antes de ella”, ha afirmado. Extensión, intensidad y cronificación de la pobreza En palabras de Raga, “la pobreza es más extensa porque se incrementa el número de hogares y personas”. Entre 2007 y 2011 los equipos de acogida han duplicado el número de personas atendidas (de 135 de media por Cáritas Parroquial a 270). Junto a ello, la secretaria general de Cáritas Valencia ha afirmado también que la situación de pobreza “es más intensa, porque las situaciones de privación material y la dificultad de acceso a derechos básicos se han acrecentado”. Así, ante la falta de ingresos y las escasas ayudas de los servicios sociales, Cáritas Diocesana ha incrementado el fondo de ayudas económicas que ha crecido más de un 1.200 por cien, pasando de 39 mil euros en 2007, a 525 mil en 2012. Por último, Fani Raga señaló que “es una pobreza más crónica, porque no hablamos de situaciones de necesidad pasajera, sino de años viviendo bajo el umbral de la pobreza, incluso de personas con empleo que siguen siendo trabajadores pobres”. Como viene denunciando Cáritas en muchas de sus últimas intervenciones “en la época de bonanza económica, la pobreza no se redujo y ahora las posibilidades de remontar esta situación son cada vez más complicadas”. En este sentido, Cáritas Valencia es consciente de que sus equipos, a pesar de estar rozando sus límites, están prolongando las ayudas a las familias, pasando de una media de dos atenciones por persona a tres en 2012 (las Cáritas Parroquiales que forman parte del Observatorio Diocesano han incrementado las ayudas en un 57 por ciento). Esta situación condiciona las posibilidades de atender a nuevas personas. Las constataciones de Cáritas en la Diócesis de Valencia A partir del V Informe del Observatorio, Cáritas Diocesana de Valencia constata que “se está consolidando una nueva estructura social caracterizada por una situación en la que la exclusión social, la pobreza y la vulnerabilidad se revelan como fenómenos estructurales”, según ha explicado Fani Raga. En este marco, ha añadido, “las políticas sociales deberían ir más allá de la emergencia de la crisis”. La secretaria general ha expresado también su inquietud ante el repliegue de los sistemas de protección social: la sanidad, con la entrada en vigor del Real Decreto 16/2012, que deja fuera a las personas más desfavorecidas; y la insuficiencia de los servicios sociales públicos para atender a las necesidades de los ciudadanos. “Se han endurecido los requisitos para la tramitación de prestaciones; se producen retrasos, limitaciones en el cobro y reducción de las ayudas –la partida destinada a la Renta Garantizada de Ciudadanía se ha reducido para este año en 5 millones–; y existen listas de espera de varios meses en Servicios Sociales, entre otras situaciones”, ha subrayado. En los días en que Les Corts debaten los presupuestos autonómicos para 2013, Cáritas Diocesana de Valencia manifiesta que estos dan prioridad a la devolución de la deuda, una partida que se incrementa en un 71,41% respecto a 2012. Además, la partida referente a Bienestar Social reduce un 7 por ciento su presupuesto (51 millones menos para atender las necesidades de más personas más necesitadas). También sobresalen las reducciones drásticas en Cooperación Internacional, que es de un 79 por ciento con respecto a 2012. Por ello, Cáritas “confía en que tras este debate se puedan introducir cambios y se lleguen a elaborar, de verdad, unos presupuestos más sociales”, ha añadido Fani Raga. Las acciones de Cáritas Conscientes de que es necesario apostar por el empleo y la formación y la garantía de unos ingresos mínimos, Cáritas Valencia se ha volcado en algunos de esos aspectos. En la Diócesis existen 42 equipos de empleo y en lo que va de año se han formado para el trabajo más de 300 personas. Por su parte, el Programa de Vivienda, en su primer año de funcionamiento, ha contado con diez viviendas y 31 personas beneficiarias; y la colaboración desinteresada de Broseta Abogados ha servido para asesorar en materia hipotecaria a más de 200 personas. Como ocurre desde antes de 2007, pero muy especialmente en los últimos años, la mayor parte de la ayuda económica que ofrece la Institución –más de un 80%– está destinada a aspectos relacionados con la vivienda (pagos de suministros y alquileres, entre otros). Creemos en la esperanza del esfuerzo común Desde el reconocimiento de que “es posible cambiar la situación actual, que no puede ser volver a la realidad anterior”, Raga ha hecho un llamamiento “a un mayor compromiso ciudadano desde valores éticos y cristianos, así como a una llamada a la solidaridad ciudadana para paliar las necesidades más inmediatas de las personas a las que atiende Cáritas y otras entidades”. Desde esa corresponsabilidad Cáritas también espera que todos los agentes sociales se comprometan a trabajar conjuntamente y que los responsables políticos prioricen medidas de protección social mientras se regenera el empleo. Asimismo, ha celebrado y agradecido el “gran esfuerzo que está realizando la comunidad cristiana, tanto en aportaciones económicas como en personas voluntarias incorporadas, especialmente, a las Cáritas Parroquiales, que son signo de una fe encarnada y comprometida”.

Buscador de noticias

buscar

C/ Tribulete nº 18, local. 28012 Madrid
Tel: 91.541.14.66
correo-e:

Subvencionado por:

Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad X-solidaria