Noticias del Tercer Sector

- Nuestras entidades

Voluntariado: sine qua non

Imprimir noticia
El voluntariado tiene una larga historia. La participación activa en los grupos sociales desarrollando diferentes funciones y trabajos a favor de la comunidad y de las personas sin esperar una recompensa a cambio es tan antigua como la humanidad. En España existen cerca de 5 millones de personas voluntarias, según diferentes estudios. A veces presumimos de esa cifra, pero representa menos del 12% de la población. En segundo lugar hay que señalar que no hay consenso sobre lo que se entiende por voluntariado. Existen cientos de definiciones. ONG, teóricos, instituciones, llevan años buscando una definición definitiva que corrija los defectos o carencias de las definiciones ya existentes. La Ley del Voluntariado de 1996 define voluntariado como el conjunto de actividades de interés general, desarrolladas por personas físicas, siempre que las mismas no se realicen en virtud de una relación laboral, funcionarial, mercantil o cualquier otra retribuida y reúna los siguientes requisitos: que tengan un carácter altruista y solidario; que su realización sea libre, sin que tengan su causa en una obligación personal o deber jurídico; que se lleven a cabo sin contraprestación económica, sin perjuicio del derecho al reembolso de los gastos que el desempeño de la actividad voluntaria ocasione; que se desarrollena  través de organizaciones privadas o públicas y con arreglo a programas y proyectos concretos. En cualquier caso hay que señalar que el voluntariado es una de las formas de participación social de la ciudadanía. La participación de voluntarios y voluntarias consolida y refuerza el tejido social. La propia existencia del voluntariado pone en marcha mecanismos democráticos en los que los ciudadanos y ciudadanas participan activamente en la toma de decisiones y en la vida de su comunidad a través de las orgbanizaciones en las que desarrollan su actividad. El voluntariado es una parte de los recursos humanos de una ONG. La complementariedad entre profesionales contratados y profesionales voluntarios permite aumentar el número y calida de los programas y servicios que desarrollan. Además, el voluntariado avala socialmente a las organizaciones, permite incrementar los servicios y programas, facilita una mayor y mejor conexión con el entorno, implica contar con voces de la ciudadanía dentro de las estructuras, fomenta la comunicación e interrelación entre la organización y la sociedad, permite desarrollar más actividades, incrementa la calidez de las organizaciones, da prestigio y fomenta la autocrítica. De cara al futuro debemos recordar que en nuestro país existen más de 25 millones de ciudadanos mayores de edad que no son volutnarios, lo que no significa que no quieran serlo. Estamos ante una gran oportunidad que no nos podemos permitir el lujo de desaprovechar. * Artículo publicado en la revista Monitor Educador de la Fundación Pere Tarrés en su número 135.

Buscador de noticias

buscar

C/ Tribulete nº 18, local. 28012 Madrid
Tel: 91.541.14.66
correo-e:

Subvencionado por:

Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad X-solidaria