Noticias del Tercer Sector

- PVE

Pilar Mellado, Voluntaria con infancia

"Tienes que tener mucho interés para hacer voluntariado, no es fácil"

Pilar Mellado dedica una tarde a la semana al voluntariado en Aldeas Infantiles, allí rodeada de juegos, bullicio y preguntas inocentes toma la energía necesaria para afrontar el día a día y atender las cosas que acaparan su tiempo. Por eso, quizás, se reconoce un poco egoísta: "al hacer voluntariado recibes mucho más de lo que das". Pilar apuesta sin reservas por la infancia y la tarea voluntaria. Sabe que juntas son una fuerza imbatible capaz de cambiar el mundo.

Imprimir noticia

¿Cómo fue tu primer contacto con el voluntariado?

Ayudar a gente es algo que siempre me ha llamado la atención y el tema niños aún más. Empecé intentando echar una mano en comedores sociales, pero en un momento dado vi que tenía tiempo y la oportunidad, así que comencé a buscar asociaciones que me pudieran interesar.

A modo de queja debo decir que la verdad es que el tema del voluntariado aquí no es nada fácil, tienes que tener mucho interés, ponerte a buscar sitios… yo echo de menos entidades que te hagan más fácil la tarea, que informen mejor sobre las actividades. Estás como perdida y tienes que ir probando tu misma. Sé que hay plataformas que hacen esto pero el problema es que la gente ni siquiera sabe que existen. Cuando te enteras ya es más fácil. No sé cuál es el mejor método pero la gente debería estar mejor informada de cómo hacer voluntariado. 

¿Hace cuánto tiempo  que eres voluntaria?

Hago cosas puntuales desde 2011, estuve en un proyecto en África 2 años, allí se ha hecho una escuela y hemos estado haciendo acciones para recaudar fondos para el proyecto. También en otras asociaciones con las que aún sigo colaborando. En total, llevo unos 10 años.

¿Qué te ha parecido la experiencia de hacer voluntariado?

He estado en organizaciones diferentes y con todas me he sentido muy bien, porque te sientes útil; la verdad es que sienta bien. 

¿Cómo es tu tarea en Aldeas Infantiles?

De momento solo puedo ir una tarde a la semana. Doy apoyo escolar a niños de tercero y cuarto que tienen entre 8 y 10 años. Les ayudo a hacer los deberes, luego los acompaño durante la merienda, el recreo y estoy pendiente de ellos.

Nunca estoy sola siempre hay una educadora conmigo, son como 14 niños y demandan mucha atención, algunos no necesitan mucha ayuda pero a les gusta que estés ahí, que estés pendiente .

¿Qué formación recibes para realizar este voluntariado?

En Aldeas Infantiles al principio nos dieron formación en voluntariado, también he hecho un par de cursos online en una plataforma de formación de Aldeas. 

¿Qué es lo que más gusta de este ámbito?

Ayudarles a ellos. Me siento bien cuando salgo de allí porque los niños me gustan mucho. Te llevas su cariño, son súper cariñosos, aunque te ven poco en la semana se alegran y es gratificante porque aparte de lo que pueda aportarles, yo me llevo mucho más.

¿Y lo que menos te gusta?

El poco tiempo. Me gustaría tener más tiempo porque me gusta bastante y se me pasa rapidísimo.

¿Qué te motivó a colaborar con esta organización social?

Colaboro económicamente con otras asociaciones pero decidí hacer voluntariado con ellos porque conozco el hogar infantil y me gustaba el proyecto.  En la Fundación de la empresa en la que trabajo los tienen como socios, vi que no me venía mal el horario y así fue como elegí. 

¿Cómo funciona el voluntariado en tu organización? 

No tengo queja alguna, nos forman, son amables, hacen reuniones periódicas para que nos conozcamos, comentemos las cosas y siempre que tenemos algo que decir están los educadores, incluso el director del centro va periódicamente. Nos informan de muchas cosas desde el área de voluntariado, incluso nos mandan vuestro periódico digital ….

¿Puedes contarnos alguna experiencia especialmente interesante?

Estuve 3 semanas en Malí en un proyecto, pasé 2 semanas en un orfanato y otra semana en una aldea rural donde hicimos  una escuela. Hablamos con la asociación y estuvimos dos o tres años trabajando y eso me marcó muchísimo, porque es como el voluntariado multiplicado, no tiene nada que ver con España. Hacen falta voluntarios porque toda ayuda es poca.

Recibes muchísimo cariño, aunque a veces no entiendas el idioma . Estoy súper orgullosa de que se haya podido construir esa escuela para los más de 200 niños que había. Sobre todo me alegro por las niñas que son quienes tienen menos oportunidad de ir a la escuela.

¿Cuándo dices que no tiene nada que ver con España a que te refieres?

 Que las necesidades que tienen allá son mucho más difíciles de atender . Creo que el Gobierno debería aumentar el porcentaje que dedica a las acciones sociales, debería tener un presupuesto especial para voluntariado porque fomentar el voluntariado en otros países permite no solo desarrollar una importante labor allí, sino que las personas españolas conozcan otras culturas, otras realidades, otros puntos de vista.

¿Qué dirías para que más gente se anime con el voluntariado?

Que prueben, porque una vez que vas y sientes que los niños te dan todo su cariño, ya te vas agradecida y satisfecha. Aunque suene egoísta, por esa satisfacción ya vale la pena. Y si te pones a pensar que ahora no hay recursos suficientes para que todo funcione como debería, aún más. 

Buscador de noticias

buscar

C/ Tribulete nº 18, local. 28012 Madrid
Tel: 91.541.14.66
correo-e:

Subvencionado por:

Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad X-solidaria